• Imprimir

Smart Grids

Smart Grids

La Comisión Europea define las Smart Grids como las redes eléctricas tradicionales equipadas con sistemas inteligentes de medida y monitorización de la demanda y producción y sistemas de comunicación bidireccional entre productores, consumidores y gestores de red.

La implantación de las tecnologías asociadas a las Smart Grids lleva asociados diversos beneficios, de entre los cuales destacan:

  • Posibilitar la transición hacia un sistema energético descarbonizado, ya que permiten la integración masiva al sistema eléctrico de la producción de fuentes de energía de origen renovable y el desarrollo a gran escala de la movilidad eléctrica.
  • Permitir a los consumidores mejorar el conocimiento y la gestión de su consumo eléctrico. Al proporcionar a los consumidores información en tiempo real del precio de la energía, estos pueden consumir energía de manera mucho más eficiente.
  • Permitir una mejor gestión de las redes eléctricas, cosa que comporta una mayor seguridad y calidad del suministro, menores pérdidas técnicas y una menor necesitado de inversión en el desarrollo de estas redes.

Las tecnologías que actualmente centran el desarrollo de las Smart Grids son:

  • Tecnologías de la información y comunicación (TIC).
  • Tecnologías adelantadas en el transporte eléctrico (HVDC y FACTS).
  • Sistemas de almacenamiento de energía eléctrica.
  • Integración de la generación distribuida y recursos energéticos renovables.
  • Contadores inteligentes.
  • Movilidad eléctrica.

La Comisión Europea identificó el año 2011 las principales barreras al desarrollo de las Smart Grids en Europa:

  • Carece de estándares técnicos que aseguren la interoperabilidad de todas las tecnologías previstas.
  • Amenazas a la seguridad y protección de los datos de los consumidores.
  • Carece de un marco regulatorio incentivador para el desarrollo de las Smart Grids.
  • Amenazas al buen funcionamiento de un mercado minorista abierto y competitivo que vele por el interés de los consumidores.
  • Falta de apoyo a la innovación tecnológica.

La Comisión Europea promueve grupos de trabajo para concretar la normativa correspondiente que resuelve estos aspectos.

Información relacionada

El Plan de la Energía y Cambio Climático de Cataluña para el periodo 2012-2020, aprobado por el Gobierno de la Generalitat de Catalunya el 9 de octubre de 2012, prevé el impulso al desarrollo de las Smart Grids en Cataluña con diversas actuaciones, de entre las cuales destacan:

  • Conseguir que la Administración y el sector empresarial tengan un rol activo en la integración de la generación distribuida y renovable, y en la aplicación del autoconsumo.
  • Trabajar para contar con la participación del sector empresarial en grupos de reflexión y de elaboración de normativa y estandarización de protocolos que persigan el objetivo de la máxima integración de la generación distribuida y renovable
  • Fomentar el desarrollo de técnicas, sistemas y equipos, que permitan una gestión energética inteligente, integrados en nivel de micro-red (edificio) de manera que se pueda gestionar la generación eléctrica, la demanda y el almacenaje de energía.

Por este motivo, el ICAEN trabaja conjuntamente con los agentes del sector para atraer proyectos piloto y para poner en marcha actuaciones para difundir los resultados, entre otras actuaciones.

Por otra parte, el día 31 de enero de 2017, el Gobierno de la Generalitat de Catalunya aprobó el documento de bases para constituir un Pacto Nacional para la transición energética de Cataluña; bases que enmarcan las actuaciones mencionadas anteriormente.

Estas bases para constituir un Pacto Nacional para la transición energética de Cataluña definen el camino que hay que recorrer por alcanzar la soberanía energética en Cataluña al horizonte del año 2050, con el objetivo de mantener y garantizar el desarrollo económico y el bienestar social futuro y combatir con garantías el cambio climático, la contaminación local y otros tipos de impactos ambientales desde el ámbito catalán, en coherencia con las apuestas de la Unión Europea, mientras se reducen los niveles de dependencia de los hidrocarburos fósiles.

En relación en las Smart Grids, esta nueva política energética catalana tendrá que desarrollar las siguientes estrategias:

  • Favorecer, en el marco de la estrategia SmartCAT, la implantación de sistemas inteligentes de medida, monitorización y control de consumos energéticos (smart metering) que permitan una gestión óptima de la demanda energética, como vía fundamental para la reducción de los consumos energéticos.
  • Avanzar en el diseño y construcción de redes eléctricas inteligentes que permitan hacer compatible la garantía del suministro, la incorporación de generación eléctrica distribuida, el autoconsumo eléctrico, la gestión de la demanda eléctrica y el almacenaje de energía eléctrica, prestando especial atención a la integración de los vehículos eléctricos como sistemas de almacenamiento eléctrico con carga bidireccional, así como la interrelación de estas redes eléctricas con redes de gas natural para dar lugar a redes energéticas inteligentes.