• Imprimir

Certificación de eficiencia energética de edificios

La eficiencia energética de los edificios juega un papel cada vez más importante en la transición energética hacia un nuevo modelo energético limpio, renovable, distribuido y democrático. En este proceso, el papel del ciudadano es clave ya que pasa de ser un consumidor pasivo a ser un agente activo productor y consumidor de energía. Será en el edificio donde se integrará la producción de energía distribuida con energías renovables, y donde se podrá hacer efectivo el autoconsumo y la recarga del vehículo eléctrico.

En Cataluña el 60% del parque de viviendas es anterior a 1980, fecha en que se inició el marco normativo obligatorio del aislamiento térmico. Las Directivas Europeas de Eficiencia Energética (2012/27/EU) y de Eficiencia Energética en Edificios (2010/31/EU) establecen que todos los edificios (existentes o de obra nueva) objeto de transacciones inmobiliarias tienen que obtener un certificado de eficiencia energética. En Cataluña, desde el 1 de noviembre de 2007, los edificios de nueva construcción tienen que disponer de un certificado energético, y desde el 1 de junio de 2013 también es obligatorio para los edificios y viviendas ya existentes que se alquilen o se vendan. Al mismo tiempo, el ámbito de aplicación incluye los edificios o partes de edificios que una autoridad pública ocupe con más de 250 m2 y sean frecuentados habitualmente por el público (RD 235/2013).