• Imprimir

La movilidad en bicicleta

La bicicleta es un vehículo muy apto para moverse por la ciudad y reducir significativamente el impacto del transporte al área urbana.

Dada la necesidad de reducir el actual uso intensivo de los combustibles fósiles en el transporte, se tiene que plantear cómo tiene que ser la movilidad urbana para devolver el protagonismo a los desplazamientos a pie o en bicicleta. En los últimos años, la bicicleta se está consolidando como una buena alternativa a los desplazamientos cotidianos mediante otros medios de transporte, y por eso recibe el apoyo municipal y es acogido por el ciudadano en muchas ciudades por todo el país.

Este planteamiento se ha reforzado con la implantación de sistemas de bicicletas públicas. La bicicleta pública es una innovación que permite considerar una flota de bicicletas como parte del transporte público de una ciudad, con bases donde dejar o recoger las bicicletas, carriles especialmente preparados para este tipo de vehículo, sistemas de pago integrado, etc. Para implantar este sistema, harán falta pues, una serie de medidas de promoción y gestión de la bicicleta en la ciudad.

Hay que tener presente que la bicicleta pública es una herramienta más para promover el uso de este vehículo, pero no es en absoluto la única herramienta. La prioridad es la seguridad del ciclista en todos sus ámbitos. Por lo tanto, habrá que invertir en los carriles-bici segregados, las zonas pacificadas y controladas o prever la cantidad necesaria de aparcamientos seguros para satisfacer la demanda de los ciclistas. Sólo así crecerá el uso de la bicicleta privada en la ciudad.