• Imprimir

Prospectiva y planificación energética

La prospectiva energética estratégica consiste en la determinación y análisis de los escenarios futuros más probables para un determinado sistema energético y constituye una herramienta indispensable para elaborar las opciones estratégicas más apropiadas, que aporte sentido y coherencia en las acciones puntuales y permita movilizado al conjunto de actores implicados en el sistema.

Particularmente, la prospectiva estratégica pretende diseñar un escenario de futuro deseado (escenario apuesta) y una estrategia de actuación consecuente con el mencionado escenario.

La prospectiva energética estratégica va más allá de la previsión clásica o “forecasting”, intentando prever el futuro a partir no exclusivamente de los datos disponibles del pasado sino también integrando parámetros cualitativos, como los proyectos y comportamientos de los actores implicados, previsión de situaciones de crisis futuras, encarecimiento progresivo de los combustibles fósiles, introducción de nuevas tecnologías, participación activa del conjunto de la sociedad, etc.

Dentro del ámbito de la prospectiva energética el Instituto Catalán de Energía realiza las siguientes actuaciones:

  • Elaborar la prospectiva energética catalana y hacer el seguimiento para adaptarla y reorientarla, tanto a nivel estratégico como operativo, en función de las evoluciones a largo y muy largo termine del marco socioeconómico, energético, ambiental, del reposicionamiento de los agentes que operan en el sector energético, etc... 

    En este sentido, recientemente se ha llevado a cabo el ejercicio consistente en la elaboración de la prospectiva energética en Cataluña al horizonte del año 2030, junto con la definición de la estrategia y el plan de acciones estratégicas que se presenta en el Plan de la Energía y Cambio Climático de Cataluña 2012-2020.

  • Participar en las prospectivas catalanas relacionas con la energía y en las prospectivas sobre la energía o en ámbitos relacionados con la energía que se realicen a nivel estatal.

    Hay que destacar en este apartado la participación reciente en el ejercicio de prospectiva energética en España al horizonte del año 2030, del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Las tareas más destacadas de la col•laboració han estado en el análisis crítico de los estudios de base de la prospectiva, en la definición de los escenarios prospectivos y en la previsión de la oferta y la demanda energética de estos escenarios prospectivos.

  • Analizar las prospectivas sobre la energía que se realicen a nivel estatal, Unión europea y mundial.
    A nivel indicativo, en este marco se analizan los principales estudios prospectivos más significativos que se realizan a nivel mundial (Agencia Internacional de la Energía), de la Unión Europea y del Departamento de Energía de los Estados Unidos, entre otros.


Adicionalmente, se desarrolla una tarea en continuo de seguimiento de la política energética de la UE, de los países que la integran y del resto de países desarrollados, tanto con respecto a las repercusiones de estas políticas en Cataluña (en el caso de la UE y del Estado español) como a su análisis (“benchmarking”) y posible adaptación a la realidad de nuestro país.

La planificación energética corresponde a la etapa inmediatamente posterior al desarrollo de la prospectiva energética y la decisión sobre el escenario apuesta de futuro y supone la elaboración de las opciones estratégicas a desarrollar con sus correspondientes programaciones sectoriales concretas.

La planificación energética representa el análisis a medio plazo que marca la convergencia hacia los objetivos y, por lo tanto, la intensidad de estas acciones.

El Plan de la Energía y Cambio Climático de Cataluña 2012-2020, aprobado en octubre de 2012, representa el resultado tangible de la planificación energética realizada.

Hay dos objetivos básicos a alcanzar en relación a la planificación energética:

  • Elaborar y actualizar la planificación energética catalana, tanto a nivel estratégico como operativo, en función de las evoluciones futuras (marco socioeconómico, energético, ambiental...), del reposicionamiento de los agentes que operan en el sector energético y del contexto en que este sector se mueve y de los posicionamientos de los sectores consumidores, teniendo presente la importante influencia de las políticas españolas y europeas en las políticas y planificaciones energéticas catalanas.
  • Integrar y coordinar la planificación energética catalana con otras planificaciones y políticas sectoriales (medio ambiente, planificación del territorio, políticas de transporte, vivienda, agrarias, forestales...) haciendo especial énfasis en las planificaciones y políticas de cariz territorial y ambiental.