• Imprimir

Presentación

En fecha 31 de agosto de 2010 se aprueba por Acuerdo del Gobierno la Estrategia de Impulso del Vehículo Eléctrico en Cataluña desde 2010 - 2015 (IVECAT) donde se definen 4 ejes de trabajo y 26 medidas, a fin de permitir que el vehículo eléctrico se convierta en una oportunidad industrial, ambiental y de eficiencia energética en el ámbito de la movilidad.

La estrategia IVECAT designa el Institut Català d’Energia (ICAEN) como responsable del seguimiento de los indicadores definidos en la estrategia, y asume un papel central en el eje Y, correspondiente a la infraestructura de recarga. El balance final, con respecto a la implementación de las 26 medidas identificadas es positivo, a pesar del error en la cuantificación de vehículos eléctricos previstos para finales de 2015.

El 9 de octubre de 2012, el Gobierno aprueba el Plan de energía y cambio climático 2012 -2020 (PECAC), que recoge las líneas de la política energética de la Generalitat de Catalunya. El Plan indica que, en términos energéticos, se ha de lograr una reducción progresiva en valores absolutos del consumo total de combustibles fósiles en Cataluña a lo largo del periodo 2012-2020, como transición hacia un objetivo de muy bajo consumo total de combustibles fósiles en un horizonte 2050, adaptándose al agotamiento progresivo de los combustibles fósiles en el mundo.

Para continuar avanzando hacia estos objetivos el Gobierno aprueba el 14 de junio de 2016 el Plan de Acción para el despliegue de Infraestructura de Recarga para los Vehículos Eléctricos 2016 - 2019 (PIRVEC), que tiene por objetivo convertir Cataluña en un país atractivo para el vehículo eléctrico a través de la garantía de suministro energético a los usuarios y al parque de vehículos que circula por la red viaria catalana. La estrategia cuenta con una dotación de 5,8 millones de euros para superar las barreras que, a día de hoy, impiden que Cataluña alcance los niveles de implantación que el vehículo eléctrico tiene en otros países de Europa.

La movilidad eléctrica constituye una de las palancas de la necesaria transición hacia una energía limpia e inteligente, mediante: 

  • El incremento significativo y sustancial de la eficiencia energética
  • La penetración, de forma masiva, de las energías renovables en un sector cautivo del petróleo y que constituye el 40% del consumo energético de Cataluña.
  • El almacenamiento distribuido de energía eléctrica, fundamental para el crecimiento de las energías renovables en el mix eléctrico
  • La aceleración del necesario desarrollo de las redes eléctricas inteligentes
  • La contribución a la descentralización de la generación eléctrica
  • El efecto multiplicador del autoconsumo, al compartir las redes inteligentes y la necesidad de almacenamiento
  • La reducción directa de la dependencia del petróleo

Con la asunción de las externalidades ambientales y sobre la salud del modelo energético:

  • Mejorando la calidad del aire en las ciudades en cuanto a óxidos de nitrógeno, las partículas finas y la contaminación acústica
  • Reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero


Consolida un nuevo sector industrial innovador en torno a las necesidades periféricas del vehículo eléctrico, de la eficiencia energética y de la interconectividad.

  • Sector de la electrónica de potencia
  • Innovación tecnológica en redes de distribución eléctrica
  • Tecnologías de la información y la comunicación.